Del “levita” al EBITDA

Cuidar de la salud física y mental de nuestros colaboradores es rentable, así podría resumirse este post pero vamos a analizar el por qué.

Lo primero es valorar por qué planteamos un tema a priori alejado del mundo productividad, empresa… Porque nuestros equipos, personas, compañeros, proveedores e incluso jefes (también ellos) están sufriendo mucho en las organizaciones.

Porque hemos planteado un contexto de hiperproductividad, de hiperactividad donde el cliente (es decir la #persona) está hiperconectado y como ya sabemos todo lo “hiper-” implica exceso.

Y eso, ¿en qué se traduce en tu día a día? pues que tienes que subir a Instagram tus ratos de ocio (los pocos que tengas pero con arte y glamour), que tienes que colgar en LinkedIn artículos o comentarios sesudos y profesionales sobre tu área de expertise pero no te olvides de responder a todas las notificaciones de Trello o Slack que te hace tu jefe “agile” o tu “scrum master”, todo eso antes de las 9 de la mañana que tienes el “stand-up” meeting y previamente te has tenido que desayunar las semillas de Chia, con leche de avena y fruta (la primera de las 5 raciones diarias recomendadas). Sin olvidar el running matutino o el que harás después del trabajo. Entre medias, tienes mínimo 8 horas de intenso trabajo, probablemente en dos idiomas, donde al menos el 50% de lo que tenías planificado hacer, no lo harás en el momento planeado ni siquiera en el día planeado. Donde no eres dueño de tu agenda, ni de tu tiempo libre, y donde, desde luego, cada vez eres menos dueño de tus pensamientos.balance-110850_960_720

Eso, ¿qué implica? Pues que nuestro cerebro está agotado, está intoxicado de cortisol, lo que supone que está funcionando en modo piloto automático el 90% de tu día y déjame que te avise, querido lector, de que ese piloto no te llevará al éxito y a la felicidad porque la mayoría de los pensamientos que genera son negativos, unidireccionales y poco constructivos (según los últimos estudios). Abordaremos otro día el apasionante mundo del cerebro, ese gran desconocido, pero hoy, créeme cuando te digo que la ciencia avala esto y nos anima, aconseja y dentro de poco ojalá nos obligue, a parar.

PARAR es justo el verbo opuesto a todos los que conjugamos diariamente en la primera (trabajar, crear…), segunda (tener, creer…), tercera conjugación (construir, sobrevivir…) y por ello creo que ha de ser la base de todos. PARAR  a través de lo que a ti te ayude y te guste: meditar, pasear, leer, pintar, escribir… por el puro y simple hecho de hacerlo, de disfrutarlo poniendo todos tus sentidos en ello, con la atención enfocada en eso y sólo en eso durante ese espacio de tiempo.

Afortunadamente las organizaciones van siendo conscientes de ello, y dedican tiempo y recursos a cuidar a sus #personas, con fruta y alimentación saludable en sus oficinas, con clases de pilates, o yoga, programas de #wellness o apoyándoles en otro tipo de actividades que no están directamente relacionadas con el negocio pero sí con la parte emocional. Afortunadamente se va viendo que hay ciertos “gastos” que compensan y mucho, cuidar de tu gente, revierte directamente en la cuenta de resultados.

Personalmente practico varias de esas actividades y ahora me gustaría enfocarme en la meditación o #Mindfulness un tipo concreto de meditación que está teniendo mucha aceptación en las empresas. Quizá porque es sencilla de realizar, no necesitas espacios complicados en infraestructura, ni en recursos, quizá porque la avalan estudios científicos que verifican los beneficios de su práctica y cómo impacta directamente en la felicidad de las personas, ya sabemos que personas felices, personas productivas.

Así pues, para y piensa si estás haciendo lo que quierescomo lo quieres y donde lo quieres. Para y piensa qué entorno estás generando a tu alrededor, en tu trabajo, (ya no te digo en tu casa, que a veces la olvidamos y se convierte en el repositorio de problemas) y date cuenta de cómo impacta en tu cuenta de resultados, en la P&L oficial y en la tuya emocional.

Si no sabes o no puedes, busca apoyo, hay mucha bibliografía disponible, hay grandes profesionales del #mindfulness que te orientan para adentrarte en esa fantástica herramienta, y si para ti es otra, genial, búscala, y cuídate, no hay otro ni otra como tu.

Dedícate y dedica un tiempo a pensar, es una actividad muy interesante, 🙂 recupera ese hábito, cuestiónate, mírate en el espejo y mira en qué te estás convirtiendo… se parece a quien quieres ser? pues está en tu mano, sé valiente, sé auténtico y sobre todo, sé FELIZ.

y yo?, yo soy #millenialconcanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s