¿Por qué les llamamos SUAVES cuando son las habilidades que nos hacen FUERTES?

fuertes

 

(Escultura de Bruno Catalano, os animo a ver su obra, es impresionante)

Llevamos años asumiendo las nomenclaturas que nos imponen muchas veces sin pararnos a pensar de dónde viene esa clasificación y si nos parece que está bien definida o la entendemos igual. Desde luego mi reflexión parte de la más absoluta humildad y de esa inquietud natural que me hace cuestionarme todo, para bien o no (según a quien le preguntes).

El caso es que la clasificación de habilidades “hard” y “soft” ha sido muy útil y sencilla de explicar y entender para los neófitos en la función de #RRHH. Hay muchas definiciones para ambas pero por hacerlo sencillo, podemos decir que las habilidades blandas son el conjunto de características que nos hacen destacar como buenos profesionales, las que te van a hacer desarrollarte y crecer como profesional, y ¿por qué? Porque son la base que te construye como persona.

Ahora con estos nuevos entornos de trabajo, de #aprendizaje y desaprendizaje continuo, con cambios constantes en funciones, en reporting, en tareas, en equipos, etc., ¿qué es lo que más necesitamos? La capacidad de #escucha, la tolerancia a la frustración, aceptación, #flexibilidad, #resiliencia, #empatía, …

¿Cuántas de estas capacidades no las tienes que poner en funcionamiento en tu familia, con tus amigos, en tu vida diaria? ¿Qué sucede cuando llegamos al entorno laboral? ¿Nos dejamos estas habilidades en el torno de la puerta, en el ascensor, en el metro o en el atasco? (bueno algunas claramente faltan en estas situaciones también 😊)

¿Somos capaces de escuchar al otro como si tuviera razón? (esta frase me lleva resonando mucho desde que @FernandoBotella me la dijo).  ¿Cómo crees que sería el mundo si fuéramos capaces de escuchar desde esa posición, sin juzgar, abiertos?

comunicacion-oreja-grito

Y qué decir de la tolerancia a la frustración, es una de mis favoritas, tanto …que tendrá un spin off propio, se la merece.

En cuanto a la flexibilidad, todos hablamos del cambio, y ¿cuánto entrenamos para adaptarnos a estas nuevas situaciones?, muchas veces no las has elegido, ni siquiera te dabas cuenta de que estaba sucediendo a tu alrededor, pero tienes que adaptarte, ya sabes “te aclimatas o te aclimueres”.

¿Cuánto de nuestro presupuesto de formación y desarrollo en las organizaciones se van en trabajar estos temas?  somos una generación a la que no se le ha enseñado a identificar, mejorar y desarrollar estas habilidades, el entorno educativo no era el más abierto para el trabajo colaborativo, ni hablar de la escucha activa y de cómo nos hacía sentir la opinión del compañero, pero sí hemos sido una generación que nos hemos tenido que adaptar a los constantes cambios, no en vano llevamos unas cuantas crisis a nuestras espaldas y de todas hemos salido (más o menos ilesos) y con muchos aprendizajes. El desarrollo de nuestras habilidades blandas lo hemos ido haciendo en ese complejo proceso que se llama madurar.

Y tú, ¿cómo vas desarrollándote?, ¿sigues siendo un #millenialconcanas y también con ganas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s